jueves, 25 de noviembre de 2010

EL AZUFRE Y LOS SERES VIVOS

En los organismos la cantidad de azufre varía desde 0.02 a 5% en algunas bacterias que oxidan azufre, pero en general constituye el 0.25% de peso seco, semejante al fósforo. El azufre está casi siempre presente en las cantidades adecuadas para cubrir los requerimientos para la síntesis de proteínas, la cual es limitada por lo regular por la disponibilidad de nitrógeno. La fracción que usan los organismos no tiene una influencia significativa sobre el ciclo de azufre, ellos crean condiciones que directa o indirectamente influencian el ciclo.
Finalmente podemos decir que las bacterias desempeñan un papel crucial en la circulación del azufre; cuando está presente en el aire, la descomposición de los compuestos del azufre (incluyendo la descomposición de las proteínas), produce sulfato (SO4=). Bajo condiciones anaeróbicas el ácido sulfúrico y el sulfuro de dimetilo (CH3SCH3) son los productos principales; cuando estos últimos gases llegan a la atmósfera son oxidados y se convierten en bióxido de azufre.
La oxidación posterior del bióxido de azufre y su disolución en el agua de lluvia produce ácido sulfhídrico y sulfatos, formas principalmente bajo las cuales regresa el azufre a los ecosistemas terrestres. El carbón mineral y el petróleo contienen también azufre y su combustión libera bióxido de azufre a la atmósfera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada